Cómo negociar y por qué debería hacerlo

La palabra 'negociación' a menudo evoca visiones de reuniones de alto riesgo y conversaciones estresantes, pero sentirse cómodo con la negociación puede tener un impacto positivo incluso en el día más típico.

Puede que no te des cuenta pero cada vez que te encuentras explicando tu punto de vista o esperando el acuerdo de otra persona, estás negociando . Podría pedir un descuento en una habitación de hotel sin limpiar o comprometerse en un lugar para cenar el sábado por la noche: la negociación es solo dos personas que trabajan para llegar a un acuerdo.

Ya sea que trabaje en una firma global o dirija su propia pequeña empresa, siga leyendo para conocer consejos y trucos de negociación que le ayudarán a esforzarse tanto personal como profesionalmente.



Conozca su resultado ideal, pero tenga un Plan B

Es fácil saber lo que quiere: la película que quiere ver, el descuento que quiere o la lista de invitados ideal. La parte más difícil de las negociaciones es saber estructurar una conversación. Sin duda, necesitará conceder algo (al igual que la otra persona), pero es mucho más fácil capturar el resultado que desea cuando está preparado con algunas concesiones.

Al entrar en cualquier conversación, recuerde estos tres grupos:

1. Tu resultado ideal

2. Un Plan B con una pequeña concesión a la otra parte

como no perderse en una relacion

3. Cuándo te irías.

Para negociaciones más grandes, como pedir un descuento considerable, es mejor escribir sus pensamientos. ¿Qué quieres? ¿Con qué te conformarás? ¿Qué es lo más bajo que aceptará?

Fuente: Jessica robusto

Elija una entrada que sea de interés mutuo

Una 'puerta de entrada' a una negociación es la forma en que abordará la conversación. No se trata de cómo te acercas físicamente a la otra persona, sino de cómo orientarás tu pregunta.

Aunque el núcleo de la negociación es un punto de vista personal, resista a meterse en la maleza de su razonamiento. Es más probable que llegue a un acuerdo si se centra en intereses mutuos.

Digamos que llegaste a un hotel y, aunque se suponía que tu habitación estaba lista, la recepción te informa que pasarán unas horas más antes de que puedas registrarte. Te ofrecen una mejora a una vista panorámica y puedes Regístrese inmediatamente, pero cuesta el doble.

Su resultado ideal es obtener esa habitación disponible (mejorada) sin costo alguno. ¿Qué puertas tienes? Podría explicar que ya derrochó dinero en el viaje y no tiene un presupuesto adicional para actualizar, o podría enfatizar los inconvenientes y la decepción del retraso.

Por temor a un cliente insatisfecho, la última opción es de mucho más interés para el personal del hotel y una puerta más sólida para acercarlo a una habitación con descuento.

Por ejemplo, una excelente manera de comenzar sería 'Aprecio que haya un retraso en la preparación de las habitaciones, pero llegamos a la hora de registro adecuada. Esperar tres horas es un inconveniente importante. ¿Qué opciones tenemos sin pagar una tarifa adicional? '

No tema enfatizar su decepción o pedir hablar con la gerencia, especialmente para negociaciones que involucran su tiempo y dinero.

Haga preguntas para generar confianza (y su caso)

Sabes cuál es tu resultado ideal y cómo vas a enmarcar la conversación, pero ¿ahora qué? A menudo solemos hablar mucho para defender nuestro caso, pero hacer preguntas es el arma secreta para la negociación .

A la gente le encanta hablar de sí misma, es la naturaleza humana. Haciendo preguntas como '¿por qué te sientes así?' o '¿cuál es el mayor obstáculo que tenemos?' no solo está recopilando puntos de datos para fortalecer su argumento, sino que también se está posicionando como un adversario comprensivo.

Demostrar que te preocupas por cada punto de vista te ayuda a ser visto como un socio comprometido, incluso si no estás cediendo.

  • En vez de 'Eso es ridículo, mi propuesta es mejor para todos que la tuya', prueba '¿Por qué crees que esa opción es mejor que mi idea?'
  • En vez de 'No sabes de lo que estás hablando', intenta 'Quizás simplemente no estoy entendiendo, ¿puedes explicarme tu razonamiento?'
  • En vez de 'Obviamente no estamos de acuerdo', intente '¿Cuál es su mayor preocupación con mi propuesta?'

Fuente: Copa de Jo

Sepa cuando alejarse

Aunque a todos nos encantaría obtener siempre nuestro resultado ideal, las negociaciones no siempre terminarán a su favor. Si ha agotado sus puntos de razón y no hay un compromiso a la vista, es importante salir de la conversación con elegancia.

Debe preparar cómo se marchará de la misma manera que preparó su pedido. Por ejemplo, una declaración simple como 'Aprecio su punto de vista, pero desafortunadamente no parece que podamos llegar a un compromiso hoy' es una forma respetuosa de cerrar la conversación sin crear tensiones innecesarias.

Si se trata de una conversación pequeña, como pedir un descuento en una blusa que tiene un pequeño agujero, todo lo que necesita es una salida corta. Para pedidos más grandes, como pedir un descuento en una experiencia de hotel de mala calidad, asegúrese de recapitular el próximo paso que tomará. Por ejemplo, 'gracias por su tiempo, haré un seguimiento con la gerencia para seguir adelante'.

Por último, recuerde por qué es importante

Las negociaciones pueden resultar intimidantes. Puede tener miedo de mover el barco, causar fricción o parecer egoísta.

'No obtienes lo que no pides'. Hay innumerables iteraciones de esas mismas palabras, pero cada una suena cierta: debes pedir lo que quieres. La mejor manera de mejorar su defensa personal es practicar a pequeña escala. Intente incorporar estos consejos en los compromisos diarios y se sentirá más cómodo y estará más preparado para esas futuras grandes preguntas.

¿Cuáles son sus trucos y consejos de negociación favoritos?