Cómo combatir el cuero cabelludo seco en invierno

Todo el mundo experimenta un cuero cabelludo seco de leve a moderado en algún momento, pero para algunos es un problema crónico, especialmente en esta época del año, ya que el clima elimina la humedad de nuestro cabello y cuero cabelludo.

Dado que el invierno puede traer el temido cuero cabelludo seco o empeorar una condición del cuero cabelludo existente, hemos compilado una lista de alternativas de tratamiento para limpiar su cuero cabelludo y mantener a raya la sequedad. Estas soluciones deberían funcionar para usted si su condición es el cuero cabelludo realmente seco y no un problema más serio como la caspa (que generalmente es causada por el cuero cabelludo graso) o el eccema (que puede requerir un champú medicado recetado).

Siga estos remedios para eliminar la resequedad persistente y normalizar su cuero cabelludo para recuperar el vigor, la suavidad y una cabeza sana y segura.



  • Ácidos grasos - Una dieta rica en ácidos grasos esenciales (como semillas de lino, nueces y salmón) y minimizar el café y el alcohol puede ayudar a aliviar el cuero cabelludo seco.
  • Quelpo - El quelpo, un alga marina, es una excelente fuente de minerales esenciales y traza necesarios para el funcionamiento adecuado de muchos sistemas corporales. Quelpo tiene un alto contenido de yodo, conocido por favorecer el crecimiento del cabello y la curación del cuero cabelludo. Para estar seguro, hable con un médico o dietista sobre el uso de algas para la salud del cuero cabelludo y verifique la etiqueta de su suplemento de algas para ver el contenido exacto de yodo.
  • Bebe más agua - Mantenerte hidratado con agua es un completo salvador de la piel, especialmente cuando se trata de tu cuero cabelludo. ¡Agregar un poco de hidratación seria a su dieta equilibrará los problemas del cuero cabelludo y es lo más efectivo, económico y fácil que se puede hacer!

COMPRAR LA HISTORIA

JavaScript está actualmente deshabilitado en este navegador. Reactívala para ver este contenido.

Este artículo se publicó originalmente el 20 de enero de 2015, pero se actualizó por puntualidad.