Ser el niño tímido puede convertirte en un adulto increíble

Ser un niño tímido puede ser difícil. Es posible que se haya preguntado si alguna vez podría iniciar una conversación con facilidad o pararse frente a la clase para hablar sin ponerse rojo brillante, pero cuando llega la edad adulta, la mayoría de nosotros ha logrado dejar nuestros incómodos años de tropezones conversacionales y almorzar solo detrás de nosotros.

Aunque ser tímido rara vez es una cualidad buscada, a veces los niños con menos confianza son los mejores adultos. Pero ser un niño tímido puede convertirte en alguien muy especial. Así es cómo:

Estás bien con tu propia empresa

Aunque esos largos descansos para almorzar solos pueden no haber sido muy divertidos en ese momento, pueden ser una buena práctica para la edad adulta. No importa lo sociable que seas, siempre habrá situaciones en las que te encuentres solo. Quizás has se mudó a una nueva ciudad o trabajar en una oficina insociable. O tal vez simplemente descubra que a medida que envejece, sus amigos están cada vez más ocupados y sus viernes por la noche están menos ocupados de lo que solían estar.



Haber sido un niño tímido significa que es probable que se sienta cómodo con su propia compañía. Probablemente puedas llenar felizmente un fin de semana gratis con un buen libro o conjunto de caja y no tendrá problemas para salir a comer solo.

que llevar para una boda de invierno talla grande

Ser feliz con su propia empresa también significa que estará abierto a oportunidades a las que las personas más extrovertidas podrían resistirse. Viajando solo puede ser increíble y experiencia afirmativa , y probablemente no lo pensaría dos veces antes de ir al teatro o un concierto solo si nadie más quiere una entrada. Ser tímido de niño te prepara para disfrutar de las cosas que quieres en la vida, sin importar si alguien más quiere acompañarlo.

Eres un buen oyente

Si alguna vez fue la persona que rara vez hablaría en un grupo, entonces probablemente haya estado practicando una habilidad importante sin siquiera saberlo - ser un buen oyente . Esos días de asentir con la cabeza mientras todos los demás tienen la oportunidad de hablar significarán que está en sintonía con la dinámica de la conversación y que está feliz de sentarse y dar la palabra a otros .

Aunque también es importante que ahora se sienta cómodo dirigiendo la conversación hacia sí mismo de vez en cuando, ser un buen oyente sigue siendo un rasgo increíblemente valioso. Tus amigos apreciarán tu capacidad para participar de manera reflexiva en lo que tienen que decir y sabrán que siempre pueden acudir a ti cuando necesiten a alguien que les preste atención.

Aprecias tu confianza adulta

Mientras que otros pueden dar por sentado la posibilidad de entablar una conversación o dominar con confianza una habitación, recordará lo difícil que fue para usted. Incluso si ser el centro de atención aún lo hace retorcerse, apreciará sus habilidades para prosperar en ciertas situaciones. Quizás conocer a una nueva persona o expresar su opinión podría ser mucho más fácil de lo que era antes. O tal vez ahora puedas organizar felizmente una fiesta o presente en una reunión . Independientemente del tipo de confianza que haya encontrado en la edad adulta, puede estar orgulloso de lo lejos que ha llegado.

Valoras tus amistades

Ser tímido cuando era niño podría haber significado que su círculo de amistades era pequeño o inexistente. Aunque esto puede ser difícil y tener impactos duraderos , también significará que las amistades que tiene la suerte de haber ganado como adulto son especialmente valiosas para usted. Si estos amigos son de tu infancia, entonces esto es particularmente cierto, ya que sabrás que apreciaron tu timidez en ese entonces y te aman por ti.

Superaste un obstáculo y sabes que puedes superar muchos más

Cuando eres un niño tímido, la idea de ser un adulto seguro de sí mismo puede ser difícil de comprender. Participar en interacciones sociales simples puede ser agonizante y su timidez puede parecer un gran obstáculo para vivir una vida plena.

Si has logrado ganar confianza como adulto, ¡felicidades! Has superado un obstáculo importante y te has convertido en la persona con la que tu yo tímido solo podría haber soñado. Convierta su conocimiento en poder y lleve esta mentalidad a otras áreas de su vida. Si puedes superar tu timidez, entonces podrás superar cualquier otro desafío que se cruce en tu camino. Y eso es confianza mucho más allá de poder mantener una buena conversación.